Arriba el cielo. Al frente el mar.

Y abajo, la playa.

Imaginemos

que se ha levantado el sol. Entra la brisa por el ventanal, y arriba juguetean las gaviotas. La playa está a 2 pasos. Ya casi se siente la arena entre los dedos. Desde las Terrazas de las Marinas. 150 metros hasta que los pies tocan el mar (y eso si no prefiere quedase en la piscina).

Terrazas de las Marinas

Apartamentos, dúplex y áticos
2 y 3 dormitorios

Piscina exclusiva • Plaza de garaje y trastero o cochera cerrada • Edificio eficienteEdificio eficiente B